domingo, 8 de marzo de 2009

El PP no se pone de acuerdo con la emigración?

Mientras Rajoy, Feijóo se rasgan las vestiduras, pidiendo la "nacionalidad para todos los nietos", porque dicen que la Ley de la Memoria Histórica, solo le da la nacionalidad a los " nietos de los rojos", la Presidenta del PP de Tenerife, dice que el GOBIERNO de Zapatero ha dado la NACIONALIDAD A TODOS LOS NIETOS, en un acto de irresponsabilidad, entre otras cosas...
Me gustaría saber quien del PP dice entonces la verdad ...., o la Presidenta del PP Canario o los dirigentes que cuando vienen a América, se llenan la boca con la palabra NIETOS ....
En fin que cada uno saque sus propias conclusiones ...
Daniel Barreiro


...................................................................................
me produce mucha tristeza compartir el hecho de que a través de la Ley de Memoria Histórica y, lo que es peor, en plena situación de recesión económica, ZP acaba de con
No hay dignidad para tanta gente

SI HACE unas semanas hablaba aquí sobre la inmigración, permítanme que hoy hable de la otra cara de la misma realidad, la emigración. Dos materias que juntas deben formar la política de Extranjería con la que deben contar todos los países serios. Y digo bien porque tanto la emigración como la inmigración son las dos caras de la misma moneda. Me explico. Sale gente cuando la cosa va mal y quiere venir gente cuando la cosa va bien. Lo que quiero decir es que para cualquier mente sensata una misma Ley de Extranjería o, por lo menos, la reglamentación que la desarrolla no puede ser igual para una u otra situación.

Para que me entiendan mejor, el Gobierno de España no puede regalar contratos a extranjeros cuando las cifras de paro son las que son. Este razonamiento que podría hacer cualquier niño de Secundaria es algo que echo de menos en las reflexiones del Consejo de Ministros de nuestro actual Ejecutivo Central.

En cambio, cuando gobernaba mi partido, el Partido Popular, las cosas iban bien y la gente venía a nuestro país, pues lo consideraban una apuesta por el futuro. Entonces, muchos criticaban lo que consideraban sólo un eslogan electoral del PP, aquello de "España va bien", y ahora ven lo difícil que fue conseguirlo.

Atrás queda, y muy atrás, el tiempo en que las oficinas de Extranjería eran sólo de emigración. Hoy España va mal, cuánto me duele decirlo, y muchos nos preocupamos porque este Gobierno, el del PSOE, parece que sigue "trabajando" para que la cosa vaya a peor.

Vuelvo a explicarme. El Partido Popular siempre ha defendido que la inmigración es buena, claro que sí, pero la ordenada. Y todos comprobamos, tristemente, que la primera regularización masiva del señor Rodríguez Zapatero supuso una gran irresponsabilidad al crear el mayor "efecto llamada" del mundo, bronca incluida de la Unión Europea.

Dieron una invitación en blanco para todas las personas que querían venir a nuestro país, olvidando que España tenía muchos hijos y nietos de emigrantes atravesando dificultades en otras tierras. Era entonces cuando lo lógico hubiera sido priorizar el retorno, era lógico en el 2005 cuando todavía existían oportunidades. Las mismas oportunidades que ZP entregó sin ton ni son y sin acordarse ni pensar en nuestros españoles en el exterior.

Es bueno recordar aquí y ahora que la política de Extranjería de José María Aznar daba prioridad al retorno de aquellos españoles que se encontraban en países con los que España tenía lazos históricos de migración. Aquello lo conseguimos modificando el Código Civil, ampliando la nacionalidad española a la mujer emigrante que se hubiera casado con un extranjero y muchos descendientes de españoles tuvieron, por primera vez, dicha nacionalidad y, por lo tanto, los mismos derechos al bienestar que todos nosotros.

También se reformó el Código Civil para eliminar el límite de edad establecido para elegir entre la nacionalidad española y la del país de residencia, y se cambió para que aquellos españoles en el exterior que hubieran renunciado a su nacionalidad pudieran recuperarla. Todo esto supuso la posibilidad de que en 1999 muchos emigrantes pudieran acceder a nuestro bienestar y nos ayudaran a trabajar para levantar este país.

Al principio de mi artículo habrán notado cómo me referí a la primera regularización masiva de ZP, y los pacientes lectores habrán pensado: ¿es que ha habido otras? Muchos de ustedes pensarán que estoy bromeando o practicando sectarismo con mis adversarios políticos, el Partido Socialista, y créanme, ni bromeo ni hago demagogia. Es más, ceder la nacionalidad española a todos los hijos y nietos de españoles en el exterior, engañándolos con un retorno al paro y a la marginación.

Coincidirán conmigo en que el PSOE ha convertido el fenómeno de la inmigración en un problema, que ahora se agrava con el saldo del retorno al paro. ¿Dónde está la dignidad de los españoles y españolas? ¿Y sus derechos? ¿Dónde queda el derecho al empleo, el más elemental y que parecía obvio en otros momentos de nuestra historia? Ahora cobra mucha más fuerza aquello de "España va bien". Ahora, comprobarán que no era sólo un eslogan.

¿Dónde está la dignidad de los que vienen a la marginación, a la esclavitud o al paro? ¿Es esa la dignidad de la Alianza de Civilizaciones? Traer el paro que había en otros países al nuestro. Y vuelvo a repetirles: los socialistas no pueden hablar de una política de retorno como la que existía cuando gobernaba el Partido Popular, porque ningún gobierno responsable y serio ofrecería retornar al paro. Y eso es lo que actualmente pasa en España. Estamos rozando los 4 millones de desempleados. Más de 600.000 personas repartidos por Venezuela, Argentina, Cuba y Uruguay están tramitando sus papeles, no sólo para optar a la nacionalidad española, sino muchos, sin saberlo y engañados, para retornar al paro de Zapatero.

Créanme. Me duele decirlo y repetirlo, pero el PSOE ha convertido el fenómeno de la inmigración en un problema. Y su política errática puede llegar a generar conflictos de convivencia entre los que estamos, los que vamos y los que venimos, y ningún país serio y responsable puede permitirse semejante realidad.

Frente a esto, el Partido Popular ha demostrado siempre su firme compromiso con el millón y medio de españoles en el extranjero y con sus derechos. Queríamos que todos nuestros emigrantes retornaran con unas condiciones mínimas de estabilidad, confianza y bienestar. Y nuestro primer paso para lograrlo era vincular este retorno con el derecho y la necesidad de contar con un empleo, la mejor arma para la exclusión social.

Nosotros sí somos conscientes de que nuestros emigrantes tienen derecho a que España coloque entre sus prioridades atender sus necesidades y demandas. Aunque, ahora, esos miles de españoles que pensaban volver algún día a su tierra se encontrarán con dos problemas. Por un lado, la crisis económica y las altas cifras del paro, y por otro, un gobierno del PSOE que es incapaz de afrontarla.


CRISTINA TAVÍO *


* Presidenta del Partido Popular de Tenerife

http://www.eldia.es/2009-03-08/CRITERIOS/1-hay-dignidad-tanta-gente.htm

8 comentarios:

Monozevich dijo...

Yo creo que esta señora tendría que preocuparse más por los cayucos que le llegan a Canarias desde África.
Yo regreso a España en dos meses y no voy engañado por nadie, voy con trabajo y todo.
Si quiere hablar de paro, que mire las encuestas mundiales. Y si quiere hablar de España, tengo 13 siglos de ascendientes leoneses sobre mis espaldas. A ver dónde estaban las Canarias cuando llegaron ellos a la Península. O a lo mejor empezó desde allí la Reconquista, con el Apóstol Santiago pilotando un cayuco...

RobertoViajero dijo...

No puedo aun creer, que España dicrimine a sus Ciudadanos, y no le de a sus Nietos los mismos derechos A TODOS Y TODAS.

Pregunto: ya esta todo dicho, se puede CAMBIAR la forma de ver las leyes al los Gobiernos de turno en España, pueden darse cuenta de que es INJUSTO, que discrimina a los ESPAÑOLES.

Anónimo dijo...

Nos quieren o no nos quieren ? Pues no lo dudes la respuesta es negativa. Como ya han constatado, los políticos, tanto del Psoe como del PP, van a "América" (como lo expresan) a buscar votos, una vez logrado su cometido ... si te he visto... Además debo contar a todos los nietos de españoles que entiendo la necesidad de recuperar una de nuestras identidades, pero que lo sepan, los españoles "son racistas" y hasta con sarcasmo lo expreso pues no cabe en mi cabeza, nunca nos considerarán como españoles, excepto los más "leídos" que no son mayoría. Yo obtuve mi nacionalidad española pero seguiré siendo sudaca en cuanto "abra la boca" pues por fuera no se nota. Los italianos han sido mucho más coherentes y solidarios respecto a los hijos de sus hijos, un ejemplo de patriotismo, pues ellos no reniegan de los ítalos que emigraron a Argentina. Personalmente no tenía grandes expectativas de España, me traen razones familiares, pero debo decir que en su generalidad estoy bastante decepcionada. Y no les extrañe que los políticos incurran en contradicciones respecto a esta ley de nietos, la administración deja mucho que desear, pero bueno a eso ya estamos acostumbrados, tal vez sea uno de los legados de "la Madre Patria". Es hora que recapacitemos y comprendamos que no hay tal madre patria, y quien sabe si un tiempo de revancha se avecina y no sean "ellos" (y ojo mi sola intención aquí o allí es integrarme pero ahora me siento del "otro lado"), quienes deban retomar el éxodo como antaño, para ese entonces espero que nos encuentre con más madurez para exigir a "los extranjeros" lo recíproco y como dice León Gieco "así será de igual a igual"

Mario dijo...

Estimado Daniel:

Quién dice la verdad? Uno debería pensar que el PP es esquizoide. Pero lejos de eso, cada uno dice lo que parte de su electorado potencial quiere oir. Como para cubrir un cierto espectro de opiniones divergentes. Lo peor es que nos tomen o se sirvan de nosotros para eso.

Creo que estan ofendiéndonos. Estan, además, desconociendo la labor sanitaria, solidaria y cultural que en Argentina, Uruguay, Venezuela, etc. llevaron adelante las instituciones que levantaron nuestros abuelos, mientras el gobierno de la patria que los había expulsado les daba la espalda.

Ellos, que abrevaron en las fuentes ideológicas del gobierno que expulsó y negó la existencia de nuestros abuelos y nuestros padres, podrían haber reparado la injusticia. No quisieron hacerlo, pues tuvieron las mayorías necesarias.

Que ya no nos utilicen para sacar dividendos electorales. Cada vez que se acuerdan de nosotros es para eso.

Mario

La Plata

Anónimo dijo...

Todo es cuestión de la mirada "idiológica" mientras el Partido Socialista nos mira con un significado de reinvidicación social, el Partido Popular nos mira como extranjeros que desemos apropiarnos de la nacionalidad de nuestros abuelos, no importa, yo no iré a España en busca de trabajo, pero volveré si Dios quiere a caminar la tierra de mis abuelos, tan simple y humano como eso.

Blanca De Lima dijo...

Estoy convencida de que un asunto de justicia y derechos ciudadanos se ha manejado, se maneja y se manejará para alimentar las conveniencias políticas de cada grupo. El PSOE me ha decepcionado con su actitud misógina y su cortedad de visión histórica. ¿Valgo yo acaso menos que un nieto de un emigrado de la guerra civil, sólo porque mi abuela emigró antes de 1936? Habrá que seguir luchando, habrá que seguir persistiendo. Los derechos no se declinan ni se imploran.

Diego dijo...

Son unos imbeciles que siguen pensando que cuando recuperemos lo que siempore fue nuestro como el derecho a la indentidad y a la nacionaldiad que nos corresponde, nos vamos a ir en manadas a España. Son los mismos apocalipticos que hablaban de millones de nuevos ciudadanos y se estan dando cuenta que le pifiaron.
Se les esta hundiendo el barco y en vez de areglar la estructura se ponen a pintar la cubierta.

Patricia dijo...

En España se sigue cometiendo el error de pensar que todos en Latinoamèrica gestionamos la nacionalidad para conseguir luz verde y poder volar lo màs pronto posible a Europa.
El abànico de razones por las que se puede tramitar es inmenso y todas las posibilidades valen, pero encuentro en primer lugar el reconocimiento de una identidad que nos pertenece por "ser españoles".
No es nueva la diferenciaciòn que se establece entre lo nativo y lo llegado "desde afuera" y la bèndita globalizaciòn no ha hecho màs que remarcar esas diferencias. En la actualidad España recibe con los brazos abiertos a ciudadanos chinos o japoneses y les dà una abultada suma de dinero para que comiencen sus propios negocios libres de impuestos...pero claro ellos no provienen de un paìs sudamericano tercermundista. Esa es la diferencia que importa, aùn cuando la sangre de nuestras venas tenga el sabor de España. Patricia.-